El fracaso existe, sólo cuando te rindes

El fracaso existe, sólo cuando te rindes.

Tengo 45 años, a mi edad los mensajes que se oyen de boca de la sociedad son los típicos de, ahora es imposible encontrar trabajo, la mente te dice que sí , pero el cuerpo que no, ya vamos cuesta abajo, de cuarenta para arriba, no te mojes la barriga, ya somos cuarentones, etc etc.. Pues siento discrepar con los que así opinan.

Teóricamente a mi edad y después de haber pasado 18 años como comercial de seguros, decido decir BASTA, hacer borrón y cuenta nueva. Cansado de la vorágine y salvajismo de los sistemas de presión aplicados a los empleados, que lo único que conseguían era desmotivar mas si cabe con unos sueldos reducidos un 40% en menos de 2 años y donde lo único que primaba era la rentabilidad, por encima de las personas, era el momento de mandar todo a tomar viento. Después de pasar unos meses tocado moralmente y obligado medicamente a estar de baja, decido que es hora de ver las cosas de otro color y así sin más, digo, quiero hacer lo que quiero hacer….O sea, lo que me da la gana, y esto significaba hacer algo que me hiciera sentir vivo. Hay quien podrá pensar que he fracasado en el mundo de los seguros. Nada más lejos de la realidad. Mi lectura es que gracias a mi experiencia en el sector de los seguros como comercial, he podido comenzar a abrirme en un mundo totalmente nuevo y diferente donde mucha gente con muchos menos años se hubiesen dado por “jubilados”. No pretendo ser vanidoso, solo constato un hecho que es real y que esta basado en mi experiencia personal. Ya que si tanto se habla de lo malo que es cruzar la frontera de los cuarenta, yo tengo que decir que a mí me ha dado la vida, y me ha hecho regresar a la niñez. Si señores, vuelvo a jugar, cada vez que hago algo, sea una animación, una actuación, un monólogo, siento cosquillas en la barriga, siento nervios, siento respeto, pero cuando estoy “dentro”, señores y señoras, entonces soy un niño. Si, ha habido actuaciones que no las he disfrutado, incluso las he sufrido, y he visto como la gente no reía, es eso un fracaso? Mi amigo Dani Perez, gran cómico monologuista, ganador del primer Club de la Comedia que se hizo en televisión me dijo lo siguiente: que vendía un producto y que si no reían no era por mi, si no por “mi producto”, mi monólogo o parte de el, y lo que había que hacer era cambiarlo y volver a probar. El teóricamente fracaso se convirtió en un reto más.

Otro ejemplo hablando de monólogos ha sido mi experiencia con Men As Atrua. Durante dos años actuando cada Martes en el mítico Café Teatre LLantiol de Barcelona. Pues después de mas de 100 martes yendo a actuar desde Segur de Calafell, las vimos de todos los colores, hubo días que llenamos y colgamos el cartel de no hay entradas y otros en los que tuvimos que suspender porque solo habían venido dos personas, a las que tuvimos que invitarlos a que vinieran en otra ocasión después de pedirles disculpas, creo que si algún actor o actriz está leyendo esto me comprenderá perfectamente. Esto es fracasar? Pues no, esto es parte de la profesión y sin ello no puedes crecer, es necesario encontrarte con situaciones difíciles para nutrirte y comprender, para empatizar y para hacerte más fuerte, menos vulnerable y curtirte.

Y que me decís de los castings? ese momento donde te muestras delante de una cámara y que tienes que interpretar una situación o un personaje, en la que tienes que ser tu mismo, sin que los nervios te traicionen, y donde a pesar de hacerlo muy bien, tienes muchísimas posibilidades de que el cásting no salga. He afrontado muchísimos castings donde tenía que hacer un acting delante de los ojos no solo del cámara y el director o la directora de casting, si no también a los ojos de muchos compañeros actores y actrices que como tú, les tocaba hacer lo mismo después. Y si, en esta situaciones he tenido momentos y sigo teniendo a veces momentos de inseguridad, de nervios, de secarse la boca, de no entender lo que te están pidiendo y de sentirte algo ridículo, pero es que somos humanos, todos, y esto forma parte del aprendizaje. Seguro que no todos les pasa igual, pero cada uno cojea en algo. Y es que forma parte de la profesión hacer castings y aceptar el no, como algo habitual. Hay algunas excepciones, algunos actores y actrices que tienen la estrella de cara y les salen muchos trabajos, pero os aseguro que son unos pocos y no suele durar toda la vida. Esto que quiere decir que el resto son unos fracasados? Pues no, el fracaso sería la rendición, sería el no intentarlo más y venirse abajo. Pero sobre todo está en la actitud. Yo me he sentido fracasado en muchas ocasiones, pero ha sido algo momentáneo, luego se convierte en experiencia y en algo que suma y te hace mejor.

Estamos en crisis, pero no sólo económica, la crisis lleva al miedo, el miedo es lo que se ve en la las noticias, PORFAVOR, cambiar de canal o apagar la tv, que no nos alimenta para avanzar como seres humanos. Vete al teatro, mucho teatro porfavor, al cine, mira cosas divertidas, léete un libro, vete a hacer deporte, medita, habla con la gente que quieres, y sobre todo comprométete a hacer algo que te gustaría mucho pero que no te atreves. Te sentirás más vivo y los que están a tu alrededor también.

Llevo cuatro años, casi cinco ya que comencé en esto, y puedo sentirme orgulloso de decir que me he metido a hacer cosas que me atraían pero me imponían mucho respeto y después de hacerlas mejor o peor, de tratar de aprender y mejorar, valoras y admiras a aquellos que lo hacen tan bien y consiguen enganchar al público y esto también forma parte del aprendizaje. Al camino al éxito personal y profesional comienza por la actitud diaria, a cada segundo de tu vida, a cada día. Piensa que cada día que no tenemos la actitud positiva y dejamos de valorar lo que tenemos y lo que podemos hacer es un día perdido que se convierte en una oportunidad desperdiciada y eso si que es un fracaso.

4 comentarios sobre “El fracaso existe, sólo cuando te rindes”

Deja un comentario